Noticias

El libreto de “Estocolmo mon amour”, ya disponible


Estocolmo mon amourse estrenó el 15 de noviembre de 2013, en la ciudad de Avellaneda (Argentina) de la mano del director teatral Daniel Di Rubba. Tras unos meses de gira, el montaje acabó recalando finalmente en la emblemática calle Corrientes de Buenos Aires.

A su término, dejaron de concederse permisos teatrales para dar paso, en solitario, a la versión cinematográfica de la obra.

Hoy, cinco años después, vuelven a ponerse a disposición de compañías y productoras teatrales los derechos para llevar a escena “Estocolmo mon amour“.

Si eres una compañía o productora teatral y estás interesado-a en producir comercialmente “Estocolmo mon amour” en tu país, contacta para conocer los términos de la cesión de derechos.

Puedes descargar la ficha técnica y el libreto AQUÍ.

Los derechos están disponibles para: España, Argentina, México, Perú, Ecuador, Uruguay, Puerto Rico, Panamá, República Dominicana, Colombia, Honduras, Venezuela y Estados Unidos.

¡A qué esperas!

¡Sé el primero en producirla en tu país!

Blog

Enfocarse (o un ventilador, un peluche y un pasaporte)


¿Qué nos limita a la hora de escribir?

A menudo, la falta de límites.

Un ejemplo. Nos mandan escribir una redacción. Tema libre, podemos escribir sobre lo que queramos. ¿Qué escribiremos? De entrada, probablemente nada, porque nos costará enfocarnos. Sin embargo:

Nos mandan escribir una redacción. Y nos obligan a hablar sobre: un ventilador, un peluche y un pasaporte. ¿Un ventilador?, ¿un peluche?, ¿un pasaporte? ¡Qué tontería es esa! Sí. Pero ya estamos enfocados. Nos especifican, además, que deben aparecer en ese orden. Vale. Pues… Vale.

Cuando un dramaturgo o guionista empieza a escribir un trabajo por encargo, aunque cueste creerlo, las restricciones que le imponen desde producción… suelen ser una ayuda.

Sigue leyendo
Noticias

“Aire de París” en Buenos Aires


El pasado mes de diciembre se estrenó en Buenos Aires (Argentina) una nueva producción de Aire de París. Está nueva incursión en la historia de Ester y Rosa está dirigida por Lilian Fittipaldi y cuenta con las actrices Cecilia Bonini y Tefi Saragusti en los papeles protagonistas. La obra pudo verse en diciembre dentro del ciclo Pasillo Breve del Espacio Cultural Pasillo al Fondo y en enero en el Teatro Border, dentro del Festival de Teatro Latente. Quienes se la perdieron, tendrán una nueva oportunidad en El Club Bar, a partir del próximo 7 de marzo.

casting, casting actriz

Paciente cero


Rosa: ¿Algo original?, ¿quieres oír algo original? (piensa un instante y de repente grita) “¡Ya he terminadooooooooo!” (su interlocutor alucina) Qué, te parece cualquier cosa menos original, ¿verdad? (confirma la impresión del interlocutor y luego le explica) La semana pasada fui a cenar con mis amigas -las amigas de toda la vida-, y -muy bien…-, y eso que después del postre, me levanto un momento y voy al baño -necesidades mayores-. Y nada, que estoy en el baño, y vienen mis amigas corriendo: “¡Venga, venga, el brindis!”. Y yo: “¡Un momento!”. A los treinta segundos vuelven a estar en la puerta: “¡’Venga, venga, el brindis!”. Y yo: “¡¡Ya voy!!”. Y ellas: “¡¡Venga, date prisa!!” Y yo: “¡¡Que ya voy, un momento!!”. Y empiezan a aporrear la puerta. “¡¡Vengaaaaaa, vengaaaaaaa!!” Y yo: “¡¡Ya he terminadooooooooo!!”

Pues bueno, alguna grabó la escena -nada raro porque nos pasamos la noche grabándolo todo y enviándonos vídeos sin parar-. Eso que, al día siguiente, por la mañana, me llega un mensajito: “Mira esto”. Era el vídeo de lo del baño, pero solo el final, el momento en que digo “¡Ya he terminadooooooooo!”. Cinco segundos. Resulta -supongo- que alguno de los whatsapps se desvió y fue a parar a una amiga de una amiga que -supongo- recortó lo del “¡Ya he terminadooooooooo!” y lo subió a su Facebook o a su Instagram o ya no recuerdo dónde. El vídeo, a esa hora de la mañana, tenía… ¡cien mil visualizaciones! Alucina. Pues sólo era el principio. Por la tarde, el vídeo estaba en Youtube, en Facebook, Instagram, Snapchat, Twitter, TikTok… Y tenía varios millones de visualizaciones. Al día siguiente, daba igual dónde miraras: te lo encontrabas. Lo pusieron hasta en el informativo de la tele, ¡que me pilló comiendo en casa de mis padres! ¡Suerte que no se me veía la cara! Y entonces te das cuenta de que la gente está empezando a enloquecer: vas por la calle y oyes “¡Ya he terminadooooooooo!”, estás en el trabajo y los compañeros, los clientes “¡Ya he terminadooooooooo!” “¡Ya he terminadooooooooo!”-. Todo el mundo, por cualquier cosa, “¡Ya he terminadooooooooo!” Entonces la gente se empezó grabar vídeos diciendo “¡Ya he terminadooooooooo!” y subiéndolos a internet, no aquí ¡en todas partes! En Corea, en Canadá, Sudáfrica, Australia… “¡Ya he terminadooooooooo!” “¡Ya he terminadooooooooo!” (con varios acentos) Y luego los famosos: Jennifer Lopez, Leonardo di Caprio, Bill Gates -¿los has visto- “¡Ya he terminadooooooooo!” “¡Ya he terminadooooooooo!” Y lo máximo ya fue ayer, cuando, ¿lo viste?, cuando el Papa de Roma en no sé qué acto oficial va y lo suelta también: “¡Ya he terminadooooooooo! (está alucinando) Increíble (recuperando el tono) ¿Querías oír algo original? Pues ahí está -soy el paciente cero de esta epidemia viral- y ahora tú, cuéntame algo, yo “¡Ya he terminadooooooooo!”

Sigue leyendo
Noticias

“Una buena abogada” en Puerto Rico


El pasado jueves 12 de diciembre se representó por primera vez en Puerto Rico la obra de microteatro “Una buena abogada“. El estreno tuvo lugar en el Teatro Experimental de la Universidad del Sagrado Corazón de Santurce ante un aforo aproximado de 80 espectadores. El montaje, dirigido por Jeysa M. Díaz Valentín, contó con un Keyshanie Areiny Pérez Mercedes, en el papel de abogada, y John Xavier Avilés y Jaime Torres, que se alternaron en rol de reo en los distintos pases. Este estreno significó el debut en la dirección de Jeysa M. Díaz Valentín, quien se mostró muy satisfecha con resultado en escena y el feedback del público.

casting, casting actor

Soy bueno captando señales


Abel: (con gravedad) Desde el primer momento en que te vi supe que me ibas a traicionar -no te molestes en negarlo, era una intuición-, pero tiré adelante y trabajé duro para levantar esta firma, contigo -nuestra firma-, sabiendo que un día me traicionarías, estaba seguro… ¿Cómo lo podía saber? Fácil, porque lo transmitías, siempre lo has transmitido. Las personas emitimos señales involuntarias, ¿sabes?, y yo soy bueno captando señales -expresión corporal, lenguaje no verbal, eso clase de cosas-: para mí siempre has sido como un faro en medio de la noche: evidente. ¿Que qué ha pasado? Muy sencillo, se resume fácil -y no quiero que nos enfademos-: Que la semana pasada descubrí una oportunidad de mercado y la aproveché. Ya está. Una oportunidad para uno solo, lo siento. Y, por favor, no se te ocurra insinuar que me estoy llevando nuestra cartera de clientes (negando con la cabeza): porque son los clientes que están eligiendo venirse conmigo.

No me mires así, cualquiera habría hecho lo mismo. ¡Marriot Abogados! ¿Cuántos años hace que no entra un abogado nuevo en Marriots Abogados? Vi que había una oportunidad y la aproveché. No era fácil. Marriots no avisó de nada, pero yo supe verlo, supe ver la ocasión. Soy bueno captando señales. Si tú lo hubieras visto habrías hecho lo mismo: habrías corrido a verlos y les habrías puesto nuestra cartera de clientes en la mesa, y me habrías dejado tirado, en la miseria -lo sé, estoy seguro, lo transmites, (grave de nuevo) eres un faro en medio de la noche: solitario, egoísta, retorcido (rotando el dedo como la luz de un faro)-. No se te ocurra cabrearte porque el cabreado aquí soy yo. Desde el primer momento supe que me ibas a traicionar, y lo habrías hecho si hubieras podido…

Sigue leyendo
Blog

La historia de “Estocolmo mon amour”


Escribí “Estocolmo mon amour” en el año 2003, cuando tomé la decisión de convertirme en dramaturgo profesional. Como me faltaban “padrinos” en el mundillo teatral, sabía que tenía que dar la campanada con un brillante primer golpe. Y así concebí “Estocolmo mon amour”. Como un golpe. La obra debía convertirse en mi particular “Reservoir dogs”, no tanto por sus semejanzas con la película de Tarantino sino por la función que debía desempeñar en mi carrera.

Siguiendo el guión que se repite en las mejores biografías, lo siguiente que debía hacer era encontrar la productora que llevara “Estocolmo mon amour” a la cartelera y, de ahí, a la senda del éxito. Como sabía que nadie estaría interesado en leer el libreto de un autor novel, decidí montar yo mismo un pase de muestra en mi ciudad natal, e invitar a todas las empresas teatrales de la zona a verlo. Pedí ayuda a mis mejores amigos para que hicieran de actores y, gracias a la sorprendente implicación de todos ellos, conseguimos, tras largos meses de trabajos, alzar todos juntos por primera vez el telón de “Estocolmo mon amour”, en un pequeño teatro del barrio de Gracia de Barcelona. Al final no fue un pase, sino cuatro, debido a la demanda. Pero no importó el éxito. Ningún productor fue a verla.

Sigue leyendo
Noticias

“On watching”, íntegro en otoño


Tras alimentar las últimas semanas el interés entre los aficionados a Stephen King, la editorial Watergate Book ha comunicado este lunes que el libro “On watching” podrá leerse de manera íntegra, por primera vez, cuando se efectúe su lanzamiento mundial en octubre de este año 2019. De esta manera, se modifica el plan inicial de publicarlo gratuitamente, con anterioridad, por fascículos, en internet.

“On watching” es la biografía literaria centrada en los primero años de carrera de Stephen King, que revela datos novedosos y sorprendentes. El autor de este controvertido libro, el periodista canadiense Buck Richman, ha confirmado esta información desde su sitio web oficial. “Es para preservar la integridad de libro”, ha afirmado.

Permanecerán disponibles en la red los dos primeros capítulos, que son los que se han publicado hasta la fecha online. “Esperemos que el público disfrute con este avance”, destaca Wategate Books en su comunicado de prensa, “Y tenga paciencia hasta la publicación del libro en otoño de este año”.

casting, casting actriz

Ver mundo


Ana: Me dijo -¿no te lo conté nunca?-, me dijo: Eres muy guapa, eres encantadora, lo pasamos muy bien en la cama pero… no te lo tomes a mal pero… Dijo: No te quiero mentir: Lo que pasa es que no quiero atarme, quiero ir más allá, quiero conocer mundo –¡“mundo”!-, quiero estar con otras (está alucinando sólo de recordarlo). Eso me dijo. Cuando decía “guapa”, “encantadora”, el tío quería decir “estás buena”, “me pones”, pero, por lo visto: no lo suficiente. Muy bien. Pues, nada, ahí me quedé. Lo bueno del caso -el karma-: que la primera que se le cruzó -la primera-,¡pam!, al altar: casado, dos hijos. Toma ya. La primera. Me lo contó el sábado. ¿Cómo fue? Pues nada, de la manera más tonta. Estaba yo por ahí comprando, en el centro comercial, el sábado, y, oye, ¿a quién me encuentro? Al explorador. No lo conocí, te lo juro. Está más… Está menos… Yo salía de una tienda y él estaba sentado en los bancos esos que ponen para aparcar a los maridos. Tenía todo de bolsas, y una cara de aburrimiento… Pues eso que me ve y se le ilumina la cara, y me dice: “¡Hola Ana, qué tal!”, besos, “¡Qué tal! ¡Qué bien te veo!”. El tío iba mirando hacia la tienda, así de reojo -tenía a la mujer dentro, comprando-. Y nada, hablamos un poco y eso, y va y se me acerca y me dice: “Qué tal si nos vemos una tarde, tomamos una cerveza, y me cuentas con más calma, si quieres vamos a tu piso y…” Y le digo: Y vemos mundo”. Y dice: “¡¡Sí!!” “Mira Javi”, le dije. “Yo ahora podría decirte que eres guapo, que eres encantador, que lo pasábamos muy bien en la cama y que, venga, que sí, que lo pasaremos de puta madre en mi casa viendo mundo un rato”… pero es que… No puedo. No puedo porque las tardes las paso con un tío cojonudo que conocí hace dos meses en Tinder. No es mi novio, es solo un tío. Y no puedo porque no te quiero mentir. Te veo gordo, te veo viejo y, la verdad, nunca lo pasamos bien en la cama. Al menos yo. (Sonrisa de fin de conversación) (Ana se percata de algo) Te llaman. ¿Es tu mujer?

Sigue leyendo